Opiniones 

¡Olé, España! / Antologías

Aguascalientes, Agosto 10 (2022).- Estimado lector: regreso de las vacaciones de verano. Un tiempo idóneo para recargar las pilas a tope. En suma, de regreso por tierras hidrocálidas nuevamente.

En esta ocasión aprovecho para hablar acerca de una nación de la cual provenimos todos los países que fuimos conquistados por la Corona Real, España.

España es la puerta al viejo continente, Europa. Colinda al oeste con Portugal y al este con Francia. Su población se estima en 47 millones de personas. Está compuesta por 17 regiones o comunidades autónomas (estados). Su territorio no solamente es peninsular, sino que comprende islas cerca de África (Canarias), y las Baleares (Menorca, Mallorca e Ibiza); también tiene dos asentamientos en el norte de África (Ceuta y Melilla). El idioma oficial es el castellano, sin embargo, existen otras lenguas o dialectos hablados en determinadas regiones, como son: Valenciano, Catalán, Euskera, Aranés y Gallego. La moneda en circulación es el euro, anterior a 2001 fue la peseta. 

Iberia, como fue conocida en la época romana, es un territorio diverso y variado. Tanto sus costumbres, sus edificaciones y su gente. 

La música tradicional Española tiene su origen a finales del siglo XIX. En Andalucía tenemos el flamenco y las sevillanas; en Aragón la J Aragonesa; Galicia, Asturias y Cantabria la muiñeira, influencia celta y el uso de la gaita; en Baleares los Xeremiers; en las Canarias las rondallas de cuerda; Castilla León, Madrid y la Mancha el villancico y la seguidilla y el chotis; en Cataluña la sardana; en Extremadura la J, el fandango y los peloteos; la Rioja y Navarra la jota; Y en toda España el paso doble, utilizado en la fiesta brava.

En cuanto a alimentos se refiere, España se destaca por su rica variedad, platos de cuchara, productos del mar y carnes asadas. Siendo los platos típicos por cada una de sus 17 regiones:

Andalucía – Flamenquín, Castilla y León – Cochinillo asado, Comunidad Valenciana – Paella, Baleares – Sepia con sobrasada y miel, Navarra – Bacalao ajoarriero, Murcia – Pastel de carne y arroz con conejo y caracoles, Cantabria – Cocido montañés, Cataluña – Pan tumaca, Galicia – Pulpo a feira, Canarias – Papas arrugadas con mojo, País Vasco – Marmitako, Castilla-La Mancha – Migas, Aragón – Ternasco de Aragón, Comunidad de Madrid – Cocido a la madrileña, Extremadura – Migas a la extremeña, La Rioja – Patatas a la riojana, Asturias – Fabada asturiana. 

Pasamos de la comida a la bebida. Algo que también gusta a nativos y visitantes. Existen varias, pero me remitiré a 10 bebidas típicas españolas. Todas ellas cuentan con un sello distintivo, Denominación de Origen Calificada y/o Protegida, Indicación Geográfica Protegida o Especialidad Tradicional Garantizada:

  1. Vino: para muchos la bebida española por excelencia. Destacan las denominaciones de Rioja y Ribera del Duero. 
  2. Orujo: una de las bebidas más conocidas de Galicia. Cuenta con una graduación que oscila entre los 37,5 y los 50 grados. Este aguardiente transparente se elabora con los orujos de la vid.
  3. Licor de café: también es de procedencia gallega y es la combinación perfecta entre café molido y aguardiente. Normalmente se sirve muy frío y su graduación oscila entre los 15 y los 40 grados.
  4. Sidra: en este caso nos podemos estar refiriendo a la sidra gallega, asturiana o a la vasca que se elabora, sobre todo, en las provincias de Gipuzkoa y Vizcaya. La diferencia entre ellas es que, por un lado, la sidra vasca es la que tiene mayor acidez de las tres; por otro lado, la variedad de manzana que se emplea en cada territorio es diferente y esa es la principal clave en la diferenciación del sabor, a pesar de que se trate de la misma fruta.
  5. Txakoli: procedente del País Vasco, el txakoli es una bebida refrescante y que está tomando mucha popularidad en los últimos años, recibiendo también el reconocimiento internacional. Este tipo de vino blanco se elabora con dos variedades de uva y tiene una graduación de unos 10 grados.
  6. Pacharán: el licor más conocido de Navarra, se elabora con endrinas y que encaja perfectamente después de las sobremesas. Llama la atención su intenso y brillante color rojo. Se sirve bien frío, sin hielo y tiene una graduación de unos 25-30 grados.
  7. Ratafia catalana: el licor de caramelo de Cataluña. Tiene una graduación que ronda los 24-30 grados y en su sabor se perciben, a la perfección, las notas a nueces verdes.
  8. Anís valenciano: esta bebida se elabora a base de anís verde y estrellado. Es refrescante y digestivo, por lo que se suele tomar después de las comidas.
  9. Brandy de Jerez: es, junto con el fino, una de las bebidas más reconocidas de Andalucía. Su graduación oscila entre los 36 y los 45 grados y solo puede ser elaborado en 3 territorios de Cádiz: Jerez de La Frontera, Sanlúcar de Barrameda y El Puerto de Santa María. Existen tres tipos de variedades: Solera, Solera Reserva y Solera Gran Reserva.
  10. Sangría: una de las bebidas que más llama la atención de los turistas extranjeros por la facilidad con la que se bebe, su frescura y la elaboración de la misma a base de vino tinto, frutas, azúcar y algún licor. 

Como puede notarse, España es una de las naciones europeas que se distingue por el tapeo, esa costumbre arraigada que consiste en beber, comer y tener una buena plática, ya sea en los bares, las tabernas, garitos o chiringuitos. Es una experiencia que para todo extranjero gusta tanto y no deja de sorprender. Si a lo anterior le agregamos una buena melodía de acompañamiento, entonces estamos en el entorno perfecto para degustar de la dieta mediterránea y de música alegre. Sin lugar a dudas, un destino que tienes que visitar al menos una vez en la vida.     

A %d blogueros les gusta esto: