Opiniones 

Las vidas tempranas nos convocan a un mundo mejor / Ruelas

Aguascalientes, Julio 05 (2022).- La Consulta Infantil y Juvenil, CIJ, 2021 es propuesta del Instituto Nacional Electoral que una vez más escuchó a las tiernas edades de 3 a 17 años. Un ejercicio de participación y expresión sobre “El cuidado del planeta, el bienestar y los derechos humanos”, mediante cuatro boletas, diseñadas de acuerdo con el desarrollo cognitivo y socioemocional en rangos etarios: 3 a 5, 6 a 9, 10 a 13 y 14 a 17 años. 648 casillas, virtuales y físicas. En Aguascalientes, la participación fue de: 146,899 el 37.52% de la población (391,471 niñas, niños y adolescentes de 3 a 17 años).

    Una real agenda para la toma de decisiones públicas y privadas, voces que el mundo de la velocidad de la luz requiere para transitar con optimismo el escolasticismo testarudo. Al mundo infantil y juvenil le falta saber muchas cosas acerca del mundo, por ello su estado de disposición a la imaginación es óptima. Su estado de ternura significa una capacidad ilimitada de crear realidades posibles de vivir con utopía. Sus voces nos dicen de la necesidad de ligar la creatividad, la maleabilidad, con el rescate de pensamiento, nos llama a una arremetida a vivir la vida, imaginar y creer en eso que llamamos mundo.

El estrato infantil y juvenil son un verdadero colectivo, sus voces nos dicen cosas importantes, la fantasía se apodera de su existencia como fórmula de vencer los miedos, su altura de miras es siempre más allá de la cuadratura limitada de los mayores. Son sujetos de derechos, eso nadie puede escatimarlo, son la tercera parte de nuestra sociedad y cada una y uno en la diversidad ejerce sus derechos como majestad que son y no como protección o asistencia. Tenemos leyes, programas institucionales, un sistema para desarrollo integral de la familia, (Gracias Sra. Yolanda Ramírez por todo su apoyo y generosidad), un sistema nacional y sistemas estatales de protección integral de niñas, niños y adolescentes, (estos alcances se lograron en coordinación con SIPINNA, la institución y, con Adriana Jurado en la institucionalidad) y procuradurías de protección de niñas, niños y adolescentes…

El discurso infantil y juvenil nos llama, nos convoca a cambiar, hagamos la verdadera transformación, la cultural, educativa, es razón de Estado, las instituciones no pueden permanecer indiferentes. Es preciso impulsar políticas públicas pertinentes. La solución no es la austeridad, las instituciones anémicas no le sirven al pueblo, menos a la infancia y a la juventud, tienen afectados sus presupuestos, sin presupuestos no hay acción social, ni bienestar, ni crecimiento, ni desarrollo, las instituciones son el patrimonio del pueblo no de los gobiernos, este es el cambio cultural que necesitamos, que el “zoon politikon” nos abrace a todos y no solo a líderes. Está es la lección que nos dan las voces de la ternura de nuestro Estado con el derecho que tienen a un mundo mejor. Escuchémoslos, tomemos en cuenta sus demandas.

Los gobiernos entregan obras, estás, son adecuadas, cuando otorgan satisfacción a la comunidad. Se tienen obras constructivas sectoriales. Se tienen obras, que también son públicas pero que tienen un sentido abstracto, pertenecen al sujeto, a su “ser en el mundo”. Tenemos en los indicadores, que hoy compartimos, unas lecturas que nos permiten decir que para Aguascalientes la evaluación es muy buena. Me explico.

Conductas y comportamientos en la atmosfera de la cultura y la educación de nuestro generoso pueblo. El 80.99 % nos dice que siempre se les respeta físicamente, el reto es el 9.13 % que nos dice que nunca; el 82.59 % nos dice que nunca le gritan ni violentan, el 1.48 % nos dice que siempre; el 90.56 % declara que nunca recibe golpes, el 0.60 % dice que siempre; el 91.24 % declara que en sus espacios nunca se discute a gritos o a golpes, el 1.32 % dice que siempre; el 87.30 % declara que es feliz con al abuelo, el 5.88 % dice que le tiene miedo; más de la mitad declaran que se sienten bien en clases presenciales. 

Seamos justos en las interpretaciones. Los retos en este simple ejercicio van de 0.60 a 9.13 %, con ello demandan actuación inmediata para no perder lo alcanzado. Los indicadores positivos de la vida compartida infantil y juvenil nos dicen que, a pesar de las narrativas y sus vídeos a tiempo real del crimen organizado, nuestra sociedad se inmuniza y sigue su ética civil. Este comportamiento está reflejado en la vida política, misma que clama carácter para no dejar llegar la normalidad y cultivar la excepcionalidad. 

Además de abrir un espacio para ejercer el derecho a participar que tienen niñas, niños y adolescentes, la CIJ 2021 proporciona información valiosa que debe ser atendida por la sociedad mexicana en su conjunto, así como los responsables de las decisiones.

A %d blogueros les gusta esto: