Opiniones 

Elegir bien, decidir para bien / Ruelas

Aguascalientes, Mayo 31 (2022).- “Decidir no significa escoger un momento arbitrario. Decidir significa que has puesto tu espíritu en orden impecable, y que has hecho todo lo posible por ser digno del conocimiento y el poder.”
Carlos Castaneda

Tomar una decisión no es tema menor, ni pueril, ni señero, es un procedimiento que implica cultura, formación, habilidades, humores…, para elegir gobernantes demanda sentido común. Elegir una opción está contenida y se enmarca en circunstancias en la que hay una sedición en la persona que decide para alcanzar un estado de cosas. En toda situación influyen factores en la persona que decide. Una realidad que señala el sentido de una situación real y otra deseada. El crisol en el que se adopta una decisión enfrenta conocimiento del problema no es suficiente que esté en la realidad, es necesario que al resolver se tenga conciencia de ese contexto para emprender acciones adecuadas; una motivación que impulse afrontar las circunstancias para la decisión; la capacidad de comprometerse para irrumpir en la escena de la decisión, tener la precaución que pueda ejecutar la acción seleccionada. Solamente procesando las condiciones se puede atender apropiadamente el proceso de tomar decisiones. En una nuez, quien decide deberá obtener el riesgo adecuado, suficiente, claro, evitar no ser manipulado por nadie ni por nada para afrontar su decisión.
​El Estado de Aguascalientes, su cuerpo electoral, decidirá quién gobernará los próximos cinco año y fracción. Se cuenta con cinco postulantes, las cuales en el mérito de la norma electoral han mostrado sus fortalezas y debilidades, mucha parte del electorado ha evaluado sus historias, circunstancias, emociones, impulsos, capacidades, virtudes, en esta evaluación han quedado al descubierto lo bueno y lo malo, los engaños, las falsedades, las ausencias, de la misma manera de los alcances, empeños, compromisos, de enfrentar el valor de su palabra… las candidatas han incidido en un hecho histórico: una boleta electoral de mujeres, un ejemplo de calidad democrática en reivindicación de género. Mañana miércoles primero de junio a las 24 horas en las 622 secciones electorales deberá encontrase el silencio de las campañas electorales, como un respiro necesario para apoyar la toma de decisiones democráticas, libres.
​La atmósfera imperante es la INCERTIDUMBRE, un rasgo democrático esencial. En las campañas los discursos dijeron de todo y de maneras variadas, incluidas las encuestas, no como ejercicio demoscópico sino como propaganda ideológica de manipulación, tampoco como probabilidad sino como publicidad de un producto político diseñado para disputar el poder público. Las encuestas son un ejercicio inseparable de las querellas electorales para que los programas de acción, sus planeaciones, controles, reflejen lo adecuado e inadecuado de las estrategias de campaña. Pero nunca como “predictor”, jamás como “esfera mágica”, tampoco como “horóscopo”, electorales. La incertidumbre de quién gana y quiénes pierden son garante de la buena marcha de la contienda.
​Hemos vivido un proceso electoral en que las distintas relaciones de fuerza han mostrado sus estrategias de conjunto. No hay una clase social que haya impuesto sus relaciones de poder, en todo caso las han utilizado, las aprovecha como reóstato que intensifica y aminora, no hay una clase social que domine a otra. Por otro lado, el espacio de las fuerzas sociales condiciona poder político, con y sin hacienda pública, por el mandato de la ley que permite la vida compartida con límites y virtudes.
El poder no se pueda ocupar o asaltar por capricho u ocurrencia. Las ideologías hegemónicas están en crisis. La velocidad de la luz ha creado un mundo tecnológico, cibernético, virtual, que le den una vuelta a la tuerca de la realidad y pone en acto nuevas realidades, con inéditos conceptos de tiempo y espacio. Es preciso repensarlo, activarlo desde una mirada nueva. El poder engendra resistencias, la elección de gobernadora redefinirá el poder como una relación de fuerzas impulsadoras de políticas públicas que digan CÓMO resolver los problemas colectivos, que las campañas callaron o no imaginaron. Las políticas públicas son partitura de acciones, respuestas en actos de gobierno a las necesidades populares.
Las candidatas y sus partidos buscaron simplificación, localizaron las secciones electorales en las que las resistencias se desarrollan, se presentaron como sujetas políticas en la circulación de las voluntades políticas. La ciudadanía resistió los discursos, esperemos los discrimine en las urnas, el electorado sabe conoce, es grosero e indigno considerarlos manipulables, el cuerpo electoral piensa al pie de las colonias al pie de secciones electorales, conjugarán, para decidir, la alegría que produce pensar y la satisfacción que causa decidir con autonomía y libertad. No habrá confusión en los objetivos de futuro, se tiene esperanza de resolver las dificultades y las contradicciones. Este domingo 5 de junio debemos pensar en plural. No como poder monopolizado por el Estado, ni por las entidades de interés público, sino como un campo social de fuerzas ciudadanas.

A %d blogueros les gusta esto: